ImprimirFacebookTwitterInstagramRssYoutube

Logo Instituto Nacional de Cancerología-ESE

Logo Prosperidad para todos

Selector contrataciones

 

x

Mensaje de error

Notice: Undefined property: stdClass::$name en eval() (línea 3 de /var/www/html/sites/www.cancer.gov.co/modules/php/php.module(80) : eval()'d code).

Parametros contrataciones

Convocatoria Publica

Contratacion Directa

Convocatoria de muestra

Adjudicados

Desiertos

Contratos Celebrados

Convocatoria pública

Contratación directa

Convocatoria de muestra

Adjudicados

Desiertos

Contratos celebrados

 

Fuentes

tamanioLetratamanioLetratamanioLetra
Clínica de Dermatología - Cáncer de Piel - Prevención

Diagnostico y Tratamiento


DIAGNOSTICO

Aunque el cáncer de la piel se puede presentar a cualquier edad, es más frecuente en adultos mayores, por encima de los 50 años.

Los principales síntomas que presentan los pacientes con cáncer de la piel son aparición de lesiones nuevas en la piel. Algunas parecerán manchas, otras lunares, úlceras, tumoraciones o heridas que no cicatrizan. Aunque la mayoría son asintomáticas, podrán evidenciar crecimiento progresivo de las lesiones e incluso sangrado espontáneo.  A pesar de que las principales localizaciones son las áreas de exposición solar: cara, cuero cabelludo, cuello, “V” del tórax anterior, antebrazos, manos y piernas los cánceres de la piel pueden presentarse en cualquier parte de la misma.


 CARCINOMA BASOCELULAR

A la clínica, se presenta como una pápula, placa, nódulo, úlcera o tumor, de apariencia nacarada o superficie brillante, color rosado pálido, café claro/oscuro y en nuestra población latina incluso se pueden observar pigmentados (azul-negro). La superficie brillante y la presencia de telangiectasias (pequeños vasos) son muy características del carcinoma basocelular. También puede presentarse como una cicatriz sin antecedente de lesión cutánea en ese sitio.

Los pacientes describen la lesión inicial “como una espinilla” que persiste y que sangra con facilidad sin sanar.

 (Medline, 2015)

La cara y el cuello son los sitios más afectados. El diagnóstico es clínico pero se debe confirmar con la biopsia de piel al examinarla al microscopio.


 CARCINOMA ESCAMOCELULAR

Se presenta como una pápula o placa irregular, eritematosa, escamosa con o sin ulceración. También podrán observarse lesiones tipo tumor, pequeño, firme, eritematoso. Se localizan con más frecuencia en zonas expuestas crónicamente al sol como la cara, el cuero cabelludo, las orejas, los labios, el cuello, los antebrazos, el dorso de las manos y las piernas. Deben tenerse en cuenta aquellas lesiones crónicas de la piel que no cicatrizan y que sangran en forma espontánea.

Al igual que el carcinoma basocelular su diagnóstico es clínico pero se debe confirmar con la biopsia de piel al examinarla al microscopio.


 MELANOMA

Su forma de presentación clínica semeja a un lunar de aparición tardía (después de los 20-30 años de edad) o cambios en un lunar ya existente. Este cambio puede ser en tamaño, forma o color. Por lo general el melanoma es asintomático, pero la sensación de rasquiña en un “lunar”, se considera una señal de alarma. Al progresar, puede sangrar en forma espontánea con la tendencia a no cicatrizar.

La nemomotecnia “ABCDE” ha demostrado su utilidad en el diagnóstico precoz. La utiliza el médico, pero también es útil enseñarla al público en general.

 (Melanoma research foundation, s.f.)

A: asimetría → al dividir la lesión en dos (en forma imaginaria), las dos mitades son diferentes.

B: bordes → los bordes son irregulares.

C: color → presencia de más de un color (diferentes tonalidades de azul, gris, negro, carmelita, etc.).

D: diámetro → más de 6mm de diámetro.

E: evolución → “lunar” de reciente aparición o que ha cambiado de aspecto.

En la actualidad, los dermatólogos realizan la prevención secundaria con el dermatosocopio (microscopio de superficie) que les permite aumentar tanto la sensibilidad como la especificidad. En los pacientes de riesgo, la dermatoscopia digital computarizada permite el screening de toda la piel para el diagnóstico precoz.

Ante la sospecha clínica de melanoma, se debe practicar una biopsia excisional de la lesión pigmentada. En las lesiones grandes, la biopsia se puede hacer incisional pero debe ser dirigida por dermatoscopia. En los casos de dificultad diagnóstica al microscopio, el patólogo puede ayudarse con estudios de inmunohistoquímica e incluso con biología molecular como el FISH. 

La Dermatoscopia digital computarizada, también se utiliza antes de cirugía para delimitar aquellas lesiones de bordes mal definidos, especialmente en el rostro y en las localizaciones acrales (palmas, plantas, uñas).


 LINFOMA CUTANEO

Constituye un grupo de enfermedades que requieren la integración de diversos conceptos. Si bien no tienen una manifestación clínica típica exclusiva de estas entidades se presentan como condiciones crónicas de la piel que no mejoran con la terapéutica inicial y requieren intervenciones adicionales. Se presentan como pápulas (lesiones elevadas), parches, placas o tumores asociado a cambios del color de la piel y de su textura. Llama la atención que con frecuencia producen intenso rascado y este altera la calidad de vida del paciente.

Su diagnóstico se establece a través la realización de una biopsia de la piel afectada para ser analizada mediante diversas técnicas de estudio histopatológico y así establecer no solo el tipo de linfoma sino también su inmunofenotipo (tipo de célula predominante). De igual forma se toman estudios complementarios como la citometria de flujo y la clonalidad. La detección de clonalidad en los síndromes linfoproliferativos se realiza mediante el estudio del reordenamiento de los genes de las inmunoglobulinas y del receptor de células T y es utilizada para esclarecer si una proliferación o infiltrado de linfocitos es maligno o no. Este tipo de estudio es de particular utilidad en presencia de lesiones cutáneas cuyo origen linfoide o dermatológico resulta difícil de definir

 (Amor, Matos Borges , & Martinez, 2008) .

 


TRATAMIENTO Y PROCEDIMIENTOS PRESTADOS

CARCINOMAS BASOCELULAR Y ESCAMOCELULAR

El paciente es valorado y se realiza un análisis de su condición clínica y resultados de estudios paraclínicos complementarios y basados en esto se realiza una clasificación de riesgo de recidiva de su condición oncológica. De esta forma se disponen de las siguientes técnicas para tratamiento:

  1. Doble electrocuretaje
  2. Criocirugía
  3. Cirugía convencional
  4. Cirugía micrográfica de Mohs
  5. Radioterapia
  6. Inmunoterapia
  7. Terapia target

MELANOMA

El paciente es valorado y según un análisis detallado de su condición clínica y de los estudios complementarios se establecen unidades y equipos de trabajo interdisciplinarios con los diferentes grupos tratantes: dermatología, seno y tejidos blandos, cirugía plástica oncológica, oncología clínica. De esta forma se disponen de los siguientes tratamientos.

  1. Cirugía convencional
  2. Cirugía micrográfica de Mohs
  3. Radioterapia
  4. Quimioterapia
  5. Inmunoterapia
  6. Terapia Target
  7. Diferentes tratamientos paliativos (tópicos, infiltración intralesional, criocirugía paliativa, perfusión aislada, etc)

Linfomas cutáneos

La terapéutica de estos pacientes se realiza en forma interdisciplinaria con el servicio de hematología en la clínica de linfomas cutáneos. Una vez analizado el caso se ofrecen las siguientes medidas terapéuticas

  1. Terapias locales dirigidas a la piel
  2. Fototerapia PUVA – UVB banda estrecha
  3. Inmunoterapia
  4. Quimioterapia
  5. Terapias target
  6. Fotoforesis extracorpórea
  7. Trasplante
  8. Radioterapia

PREVENCIÓN

La principal recomendación para la prevención del cáncer de piel es la prevención primaria, es decir, la educación en relación a la protección solar, la cual se debe iniciar desde la niñez. Debido a que el daño solar es acumulativo, el sol que recibimos desde la infancia es el que nos traerá consecuencias en la edad adulta.

La protección física es lo principal (sombrero de ala ancha, camisa de manga larga y pantalón de bota larga; además, tener la actitud de buscar la sombra). En forma adicional a la protección física, el uso de protectores solares dermatológicos nos permitirá prevenir los efectos nocivos de las radiaciones solares.

Ante la aparición de una lesión nueva en la piel o cambios en un lunar pre-existente, la persona debe consultar a su médico, especialmente si se trata de un adulto.

 

 

 

Ancla Redes

Slider general

  • DONACIONES EN LINEA
  • LEY DE TRANSPARENCIA
  • BANCO DE MILLAS
  • CURSOS TEÓRICO PRÁCTICOS
  • CURSOS VIRTUALES
  • BIBLIOTECA
  • NO FUMAR ES LA ACTITUD
  • PORTAL INFANTIL
  • BANCO DE TUMORES
  • DONACIÓN DE SANGRE


Calle 1 No.9-85 Bogotá - Colombia Tels. (571)4320160 Resto del pais: 018000414414, Horario de atención lunes a viernes 7:00 am - 4:00 pm en jornada continua.

Todos los derechos reservados - Prohibida su reproducción parcial o total Diseño web: Imaginamos , Ultima Actualización: 21-11-2017

X